DESHEREDAR A LOS HIJOS, NUEVO CRITERIO DEL SUPREMO