¿ES DEDUCIBLE LA RETRIBUCIÓN DE LOS ADMINISTRADORES?